Navidad libre de humo para los niños
Diario Médico | 30/12/2016 | comentarios (0)
Navidad libre de humo para los niños

Según un estudio publicado en la revista Circulation en Navidad, los más pequeños están expuestos al humo del tabaco en las cenas y tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas de adultos que los hijos de padres no fumadores.

Para proteger la salud de los niños, es importante no exponerles al humo del tabaco. Durante las celebraciones de Navidad mayores y niños comparten mesa y estancias llenas de humo, y por lo tanto de sustancias tóxicas derivadas de los cigarrillos de los fumadores.

Exponer a los niños al humo del tabaco les convierte en fumadores pasivos y tiene importantes consecuencias en la patología respiratoria, oncológica y cardiovascular, según un estudio reciente, publicado en la revista Circulation, en el que establecen que los niños expuestos a las sustancias tóxicas del tabaco tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca de adultos que los hijos de padres no fumadores.

En este sentido Eugenio de la Cruz, pediatra, ha señalado que "se ha demostrado que si ambos progenitores son fumadores, la edad de los vasos sanguíneos de sus hijos es 3,3 años superior a la que debería cuando estos son adultos, provocando daños irreversibles en la estructura de las arterias de los niños. También aumenta un 40 por ciento la probabilidad de fibrilación auricular en los expuestos al humo durante el embarazo y las malformaciones cardiacas."

Predisposición
La adolescencia es una de las épocas más vulnerables y es el periodo en el que la mayoría de fumadores se inician en el consumo de tabaco (13,5 años es la edad de inicio en España). En este sentido, se considera que la tolerancia al tabaquismo en la familia y en la sociedad desempeña un papel clave.

Al respecto, de la Cruz ha explicado que "el entorno del adolescente desempeña un papel muy relevante para prevenir el consumo de tabaco. Las actitudes de los padres ante la adicción al tabaco también condicionan ya que un ambiente sin humo en casa y la vigilancia de los progenitores ante el tabaquismo de sus hijos son factores que les protegen de esta enfermedad. El abandono del consumo de los padres en la preadolescencia disminuye a la mitad el riesgo de que se inicien en la adicción al tabaco".

En estas fechas en las que la familia se reúne es fundamental proporcionar a los niños y adolescentes un ambiente libre de humo. Por otra parte, la Navidad es la época por excelencia de los regalos por lo que se debe evitar regalar artículos de fumador.

El papel del médico ante el tabaquismo
El profesional sanitario puede resultar de gran ayuda para dejar de fumar. El profesional sanitario tiene la capacidad de analizar el nivel de adicción de cada fumador y sus circunstancias y proponer la estrategia que mejor se adapte en cada caso, valorando la conveniencia de prescribir tratamiento farmacológico que facilite la cesación tabáquica al fumador si es conveniente. De hecho, son varios los estudios que muestran que una conversación de entre 2 y 5 minutos de duración con el facultativo incrementa las posibilidades de éxito en el proceso de cesación tabáquica, llegando incluso a duplicarlas.

Fuente Diario Médico.

 

Comentarios

Comentar el post

Debe estar registrado para poder publicar comentarios